¿Cuál es el origen de la Estética Moderna?

Este ensayo parte del momento en que se produce una ruptura con el paradigma heredado (hombre terrenal y Dios celestial) y que se vulnera en primera instancia con el pensamiento kantiano y que permitirá nuevas formas de entender el mundo.

La humanidad y la concepción de sí misma evolucionan en el tiempo ante las ideas de nuevos pensadores que en forma de red se va tejiendo, encaminados a una nueva visión a la que llamamos Modernidad y que se manifiesta a través de representaciones artísticas.

Destacaré aquí las ideas principales que a mi entender, producen estos pequeños cambios y nuevas conexiones.

En primer lugar la visión de Schiller y su concepto de JUEGO, esta idea del juego de la vida, da a entender que hay un jugador que aunque participa en el juego no es necesario que se identifique con él.

Solo el juego es lo que le hace pleno”(..) Puesto que el alma se encuentra al contemplar lo bello, en un feliz medio entre la ley y la necesidad, precisamente porque se divide entre las dos, es por lo que escapa a la coerción y tanto de la una como de la otra”(Schiller, 1795)

Seguidamente se produce una observación del lenguaje como reflejo o espejo dónde poder ver el hombre, su cultura, sus creencias, en resumen su carácter.

Lo que con Johann Gottfried von Herder será llamado Consciencia lingüística hereditaria. El pensar tiene lugar mediante el lenguaje y muestra el carácter de un pueblo. (Cosmovisión).

Posteriormente hay el darse cuenta de una intuición que no proviene de la razón y que surge de una conexión entre espíritu y naturaleza y que Schelling llama intuición artística.

Encuentra la síntesis de naturaleza y espíritu en la intuición artística. Con ésta el yo reúne lo inconsciente que sube del empuje natural y la liberación consciente del arte propiamente dicho (…) El artista debe esforzarse en emular ese verdadero Espíritu de la Naturaleza que habla desde dentro de las cosa y usa su figura y forma como sus meros símbolos sensoriales” (Schelling, 1807)

Ello hace suponer un Yo Absoluto y un No-Yo, donde el no-yo es el algo real en sentido de concreto, con unas formas y el Yo Absoluto es como principio, sin identificación.

El Yo Absoluto como principio absoluto de todo saber, de toda razón y conocimiento, (..) este yo es por tanto sencillo, sin más, por un lado se le niega toda diferenciación, determinación, todo contenido en él mismo, pues toda cosa sucumbe en esa abstracta libertas y unidad” (Fichte. El arte ya está superado p,67)

ESTA BASE PRODUCURÁ UNA ACTITUD VITAL NUEVA LO QUE HEGEL LLAMA IRONÍA Y ESTE ES UN CAMBIO ESTRUCTURAL IMPORTANTE EN EL DESARROLLO HACIA LA MODERNIDAD.

La ironía presupone un mirar desde otro lugar, desde dónde el hombre se libera. Este cambio es un cambio total que provoca una ruptura del paradigma anterior.

En estos momentos se produce la llamada muerte del arte como necesidad del espíritu interior, `porque ahora el arte es demasiado consciente de estar por encima de la concreción de cualquier forma que adopte y surge una búsqueda racional de la necesidad de la estética, de la consciencia y de la técnica para crear.

Esta actitud irónica puede derivar hacia una negatividad, al existir un anhelo de objetividad y al mismo tiempo saberse vacío, esto lo explica Schleger

Hay lugar a la desdicha y contradicción porque el sujeto por un lado quiere penetrar en la verdad y tiene ansia de objetividad, pero por otra parte no llega a escapar a esa soledad y retiro en sí, ni superar esa interioridad abstracta e insatisfecha” (Schleger, El arte ya está superado p.67)

O puede plantearse positivamente al atender al anhelo desde una actividad de ánimo que permite liberar a la forma de su finitud y reconocerse con el Absoluto.

La actividad del ánimo, constituye el principio lírico que es el perfume que rodea a la música, epopeya o drama y al arte plástico como aroma universal del ánimo, donde el espíritu y el ánimo hablan al espíritu y al ánimo. (..)En sí lo exterior no satisface solo si se impregna del ánimo puede tener valor. (..)El arte no es un mero juguete de placer o utilidad, sino con que el espíritu se libera del contenido y las formas de la finitud con la presencia y la reconciliación del Absoluto dentro de lo sensorial y lo aparente. (Hegel, 1820)

Siguiendo el proceso hacia la Estética Moderna aparece otro concepto el de imaginación primaria que comparte Colaridge a ésta se le asigna la forma o la herramientas a través de la cual nuestra mente inconsciente estructura al mundo.

La imaginación, entonces, la considero como primaria y secundaria. La imaginación primaria entiendo que es el Poder vivo y el Agente primario de toda percepción humana y como una repetición en la mente finita del acto eterno de la creación en el infinito. Yo Soy.” (Coleridge)

El supuesto del Yo creador, no conocido, no involucrado, lleva a muchos poetas a prescindir del yo lírico como Kearts y experimentarse en otras formas, nace así una capacidad de no identificarse con ninguna forma en particular.

Sin embargo como dice Shopenhauer ese yo cósmico no es posible conocerlo y solo gracias a la voluntad de vivir se manifiesta en lo representado y solo cabe la observación desinteresada de lo que acontece. Según Shopenhauer el artista tiene el don de en este contexto saberse el Todo, ello lo aleja de la voluntad o anhelo y así se dignifica.

Sin embargo si no es así se puede caer en un pesimismo existencial.

El progreso moral es una ilusión y el progreso social no conducirá a ningún sitio porque no puede cambiar la naturaleza de lo que le es real” (pesimismo metafísico) (Shopenhauer, 1819)

OTRO IMPORTANTE CAMBIO ESTRUCTURAL QUE SE PRODUCE SE ENCUENTRA EN EL PENSAMIENTO DE NIETZSCHE CON EL CUAL DA SENTIDO AL MUNDO EN SU TOTALIDAD.

No únicamente en el sentido estético y como potenciador de la genialidad del artista sino que se convierte en un hecho para todo el mundo, la realidad coge sentido. La manifestación de lo bueno o lo malo, de la felicidad o del sufrimiento, toda la apariencia surge de una actividad mental y se concreta a través del lenguaje.

Ante esta nueva y brillante premisa que posibilita otra forma de vivir en este mundo, fuera de las formas del consumo capitalista y del dominio y la sujeción de la Modernidad.

El arte en la Modernidad adoptará diferentes caminos, teniendo como referencia bien una visión apolínea o dionisíaca que se escoja.

El dios griego Apolo encarna un arte de contemplación, de la visión onírica, del principio de individuación; las obras de arte apolíneas son moderadas, armónicas y de una claridad transparente. El dios Dionisio encarna un arte del éxtasis embriagador, de la disolución del principio de individuación en la voluntad de vida, origen de todas las apariencias. Las obras dionisíacas son obras de transgresión, de fuerza y de destrucción.” (Glosario UOC)

Se puede adoptar una actitud de implicación social o se hace arte para restituir en sí mismo los valores espirituales perdidos con la ilustración.

Por tanto siempre en paralelo al contexto social-político-económico-cultural las manifestaciones artísticas van surgiendo (las diferentes corrientes vanguardistas o “ismos”)

Si se tiende a un deber social, el toque de atención al espectador se produce mediante la acción de escandalizar como ocurre en el Realismo, el arte muestra una realidad cruel, con una bofetada al gusto del pueblo en sus temas.

Por otro lado se puede experimentar con la utilización de símbolos como hace Baudelaire a través de la sinestesia y dando lugar a un Arte por el Arte, generando un mundo a parte.

En protesta contra la industrialización y su falta de coherencia con el arte, comienza a teñirse un funcionalismo con las ideas de Ruskin y Morris.

Como golpe revolucionario al sentir del pueblo estaría el Impresionismo.

Y el Expresionismo podría surgir fruto de ese pesimismo de Shopenhauer donde la tragedia es lo que mejor expresa el mundo y el destino humano llamado a la nada.

En otro sentido Croce propone una intuición que es expresión pero no únicamente lingüística (fonética) sino de cualquier tipo, el concepto puede expresarse a través de otras simbologías. La Abstracción.

Al relacionar la intuición con la expresión y ésta a la de conceptos y no solo a través del lenguaje aparece la posibilidad de utilizar códigos que posteriormente Fechner investiga de una manera científica que podrían ser las bases del Suprematismo o Neoplasticismo.

Freud y su análisis del inconsciente y la posibilidad de hacerlo consciente a través del arte surge el Surrealismo y posteriormente con Carl Gustav Jung y Lacan se posibilita la manifestación del inconsciente colectivo a través del lenguaje en su totalidad (desliz freudiano).

En diferentes pensamiento empieza a asimilarse la noción de sujeto y objeto (concepto de empatía de Theodor Lipps) dará pie al Formalismo (o bien clásico o bien Barroco) y a la Nueva Visibilidad

(Proust ya lo había intuido al volcar pasado y presente en una sola imagen, en un objeto). En este contexto formalista el concepto queda a parte, anulando asociaciones y significados, para conseguir únicamente sus cualidades propias y destacar sus valores sensibles. El formalismo viene condicionado por los hábitos inconscientes de nuestra educación (Gombrich) En esta línea es muy interesante la evolución de la visualidad que hace Woelffin en “Conceptos fundamentales de la historia”.

En otro camino y centrándose en la estructura material y en cierta manera opuesta al formalismo porque no atiende a tradiciones ni estilos, estaríamos en el desarrollo del Funcionalismo.

El Dadaismo sería otra postura de ruptura contra conceptualismo y convencionalismos, otra variante podríamos decir del arte deshumanizado que comenta Ortega y Gasset.

Un arte que apela a la crítica cultural desde un arte en forma negativa y en ella radica su función comunicativa (en esa fragmentación) y tiene como objetivo desvelar la alineación de la consciencia individual.

El arte se sigue experimentando entre estas posibilidades más revolucionarias las unas, más al margen de la sociedad las otras, y también en este sentido la literatura sigue investigando hacia un lenguaje puro dentro de la toma de consciencia lingüística donde reconoce que toda vida mental tiene carácter de lenguaje, llegando a la conclusión que aquello de lo que valdría la pena hablar es aquello de lo que no se puede hablar con claridad. El lenguaje aparecería así como a priori en la mente (Kant) y usa formas simbólicas.

György Lukács propone una teoría del conocimiento como reflejo de la realidad y derivará hacia la activación del espectador. En prosa se utilizará el lenguaje como un vidrio a través del cual poder ver más allá, haciendo consciente al espectador no solo a través de la mímesis sino desde dicho reflejo para verse. La poesía quedará como intuición pura. La poesía es silencio.

Para Heidegger poesía es lenguaje mismo en sentido esencial porque el habla es aquel acontecimiento en el que por primera vez se abre el ente como ente para el hombre. La poesía acontece en el habla. La arquitectura resulta siempre acontecer ya y solo en lo patente del decir y el nombrar. Las artes son regidas y dirigidas por lo patente. Son cada una un modo propio de poetizar dentro del alumbramiento del ente, que ya ha acontecido en el habla inadvertidamente y Heidegger afirma: “La esencia del arte es poesía”.

Lecturas consultadas:

  • Material docente de la UOC: Modulo didáctico 3: La Estética Contemporánea.
  • Romero, G. Pedro, 2016. Un Pintor conceptualista”. La Muy. Consultado el 10 de noviembre de 2020. https://lamuy.es/un-pintor-conceptista/
  • Goethe, De la Arquitectura alemana (1770-1773) Lecturas complementarias de la Historia de la Estética. UOC
  • Schiller, Cartas sobre la educación estética del hombre (1795)Lecturas complementarias de la Historia de la Estética. UOC
  • Schelling, La relación de las artes de la forma con la Naturaleza (1807) Lecturas complementarias de la Historia de la Estética. UOC
  • Hegel, Estética. Introducción, I: Delimitación de la estética y réplica a algunas objeciones contra la filosofía del arte. Lecturas complementarias de la Historia de la Estética. UOC
  • Hegel, Estética. Tercera sección: La forma romántica de arte. Lecturas complementarias de la Historia de la Estética. UOC
  • Hegel, Estética (páginas finales). Lecturas complementarias de la Historia de la Estética. UOC
  • Wordsworth, del Prefacio a las Baladas líricas (ed. 1802). Lecturas complementarias de la Historia de la Estética. UOC
  • Coleridge, de Biographia literaria IV, cap. XIII. Lecturas complementarias de la Historia de la Estética. UOC
  • Keats, A Benjamin Bayley (22 nov. 1817). Lecturas complementarias de la Historia de la Estética. UOC
  • Schopenhauer, El mundo como voluntad y representación, Tercer libro, § 38. Aguilar, s.a. Traducción: Andrés Ovejero. Lecturas complementarias de la Historia de la Estética. UOC
  • Schopenhauer, Ibíd., § 52. Lecturas complementarias de la Historia de la Estética. UOC
  • Kierkegaard, del Diario. Lecturas complementarias de la Historia de la Estética. UOC
  • E. A. Poe, La filosofía de la composición (1845?). Lecturas complementarias de la Historia de la Estética. UOC
  • Baudelaire, Exposición Universal 1855. Bellas Artes. Lecturas complementarias de la Historia de la Estética. UOC
  • Baudelaire, Ibíd.. Lecturas complementarias de la Historia de la Estética. UOC
  • Baudelaire, El arte romántico. Consejos a los jóvenes literatos: VI. Del trabajo diario y de la inspiración. Lecturas complementarias de la Historia de la Estética. UOC
  • Flaubert, Correspondencia. Lecturas complementarias de la Historia de la Estética. UOC
  • Marx, Elementos fundamentales para la crítica de la economía política. Traducción: J. Arico, M. Murmis y P. Scaron. Siglo XXI, México, pp. 31-33. Lecturas complementarias de la Historia de la Estética. UOC
  • Marx, Debates de la sexta Dieta Renana, por un renano, en Gaceta Renana, mayo de 1842, MEGA, I, t. I, pp. 222-223.. Lecturas complementarias de la Historia de la Estética. UOC
  • Ruskin, Pintores modernos (1843-1860). Lecturas complementarias de la Historia de la Estética. UOC
  • William Morris, Las artes menores (1877). Lecturas complementarias de la Historia de la Estética. UOC
  • Nietzsche, El nacimiento de la tragedia: Ensayo de una autocrítica (1887). Lecturas complementarias de la Historia de la Estética. UOC
  • Proust, En busca del tiempo perdido, vol. 7. Traducción: Consuelo Berges. Alianza Editorial.. Lecturas complementarias de la Historia de la Estética. UOC
  • Croce; Estética, cap. I: La intuición y la expresión. Traducción: Angel Vegue y Goldíní. Nueva Visión. Buenos Aires, 1969.. Lecturas complementarias de la Historia de la Estética. UOC
  • Freud, Introducción al psicoanálisis. Alianza Editorial, pp. 404-405.. Lecturas complementarias de la Historia de la Estética. UOC
  • Woelfflin, Conceptos fundamentales de la historia del arte, 2.ª ed. Espasa-Calpe, Madrid, 1945, pp. 14-16, 18-21 y 310-312.. Lecturas complementarias de la Historia de la Estética. UOC
  • Rilke, del Réquiem por un poeta. Plaza y Janés, 1960.. Lecturas complementarias de la Historia de la Estética. UOC
  • Valéry, Tel quel: Choses tues (1930), Gallimard.. Lecturas complementarias de la Historia de la Estética. UOC
  • Antonio Machado, De un cancionero apócrifo (1928). Lecturas complementarias de la Historia de la Estética. UOC
  • Le Corbusier, El espíritu nuevo en arquitectura. Traducción: Miguel Borrás y José M.ª Forcada. Cuadernos de Arquitectura, Murcia, 1983.. Lecturas complementarias de la Historia de la Estética. UOC
  • José Ortega y Gasset, La deshumanización del arte (1926), en Revista de Occidente, Madrid, pp. 1-13.. Lecturas complementarias de la Historia de la Estética. UOC
  • Georg Lukács, «Arte y verdad objetiva», en Problemas del realismo. Traducción: Carlos Gerhard, Fondo de Cultura Económica, México, 1966, pp. 20-29. Lecturas complementarias de la Historia de la Estética. UOC
  • Bertolt Brecht, de Escritos sobre el teatro. Nueva Visión, Buenos Aires, 1970, pp. 149-155.. Lecturas complementarias de la Historia de la Estética. UOC
  • Jean-Paul Sartre, ¿Qué es la literatura? Losada, Buenos Aires, 1950, pp. 49-55.. Lecturas complementarias de la Historia de la Estética. UOC
  • Roland Barthes, por Roland Barthes, Editorial Kairós, Barcelona.. Lecturas complementarias de la Historia de la Estética. UOC
  • Focault, El orden del discurso, Gallimard, 1971. Lecturas complementarias de la Historia de la Estética. UOC
  • Heidegger, El origen de la obra de arte (1935-1936), en Arte y Poesía. Trad.: Samuel Ramos. Fondo de Cultura Económica. México, I958. Lecturas complementarias de la Historia de la Estética. UOC.


Los comentarios están cerrados.